!
Kratos enfrentándose a la Hidra

Ya es hora de jugar al nuevo God of War pero, ¿qué necesitas saber de su historia en los tres juegos anteriores?

God of War, el nuevo juego de la saga ya está disponible en las tiendas. Está disponible de manera exclusiva en Playstation 4 y tanto su calidad gráfica como su jugabilidad han hecho de él uno de los mejores juegos lanzados en la consola de Sony.

Las mejoras visuales se han hecho latentes gracias a las comparaciones que se han hecho con los vídeos mostrados durante el E3 de 2016. Las imágenes mostradas del juego vaticinan un gran desarrollo realizado de manera exclusiva para la consola de Sony.

Sin embargo, si vas a jugar a God of War, posiblemente te estés preguntando qué es lo que deberías saber sobre las anteriores entregas y si hay algo esencial en su argumento que debas conocer.

En este artículo tratamos de mostrar los elementos más interesantes de los argumentos de los títulos de la saga para que no se te escape nada antes de comenzar tu aventura junto a Kratos y Atreus.

Los inicios de Kratos

Kratos nació en la ciudad griega de Esparta. Era uno de los hijos medio humano medio dios de Zeus, en uno de sus encuentros esporádicos con mujeres mortales. Fue criado para la batalla junto a su hermano, Deimos, sin saber nada de su herencia olímpica.

Kratos con las Espadas del Caos

Kratos con las Espadas del Caos

Al principio de su adolescencia, Zeus se enteró de una profecía que decía que uno de sus hijos lo mataría, tal como él mismo había asesinado a su padre, el Titan Cronos. Con el fin de acabar con la profecía, Zeus envió a dos de sus hijos, Atenea y Ares, para para encontrar a los descendientes de Zeus y acabar con ellos.

Atenea y Ares pensaron que Deimos sería aquel que podría cumplir la profecía debido a las extrañas marcas de su cuerpo. Deimos fue arrebatado de las manos de Kratos, dejándole la distintiva cicatriz que luce en su cara mientras que su hermano fue entregado a Thanatos, el dios de la muerte.

Con el paso del tiempo Kratos formó una familia y gracias a la instrucción que recibió durante su infancia consiguió mostrar su poderío a Ares, el cuál le introdujo bajo su tutela para causar la destrucción. Ares le otorgó a Kratos las Espadas del Caos, con las que causaría el terror masacrando a sus enemigos. 

La familia es muy importante

Los anteriores títulos de la saga God of War mostraban a Kratos como el personaje más enfadado de la historia de los videojuegos. El protagonista de la saga tiene una buena razón ya que en el primer juego Ares lo engaña para que matara a su familia. Sin embargo, las cosas pasaron de venganza a algún tipo de psicosis con God of War III.

En la nueva entrega de God of War, Kratos todavía mantiene esa ira aunque ahora es padre de un niño. Atreus, el hijo de Kratos le acompañará en su aventura mientras recorren la antigua Escandinavia. Durante toda la aventura veremos como Kratos intenta mantener su ira a raya y enseña a su hijo a sobrevivir. En todo momento veremos como el protagonista mantiene el vínculo de unión con su hijo y cómo este va evolucionando.

El asesino de dioses mitológicos

Las batallas de contra los jefes finales de God of War siempre han sido un gran aliciente para los fans de la saga.

La venganza de Kratos contra Ares fue una de las batallas más épicas de la saga, teniendo lugar en su primera entrega, pero no la única. Kratos se enfrenta tanto a dioses como a semidioses y otras criaturas mitológicas a lo largo de todos los juegos lanzados al mercado de God of War.

 

Las luchas contra la Hidra, el Kraken, la batalla contra Hercules son claros indicios del potencial que el juego tiene a nivel de jugabilidad. Posiblemente las más geniales batallas a nivel visual puedan ser la del Coloso de Rodas o la lucha contra Cronos.

Sin embargo, la lucha que Kratos mantiene con Zeus muestra todo el potencial que el equipo de desarrollo a cargo de toda la saga sabe hacer, mezclando grandes escenas jugables con cinemáticas muy entretenidas.

Contenido Relacionado