!
Pipboy Nuke

La empresa intenta apaciguar las críticas del juego y aumentar las ventas por medio del regalo de los precursores de la saga

Corren malos tiempos para Bethesda después de la lluvia de críticas que ha recibido Fallout 76. El juego lanzado a finales de año no ha conseguido contentar a una gran masa de usuarios seguidores de la saga que deseaban una versión multijugador del aclamado título de supervivencia y aventura.

El número de copias vendidas no ha sido suficiente, lo que ha llevado a la empresa a introducirlo en ofertas en las distintas plataformas donde está publicado, llegando a alcanzar la mitad del precio de lanzamiento tan solo un par de semanas después de que viera la luz.

Los numerosos problemas encontrados en el juego por la comunidad de usuarios han llevado a Bethesda a tomar acciones radicales. A través de un Tweet desde su perfil oficial, la empresa ha anunciado que a todo aquel que inicie sesión en Fallout 76 recibirá un regalo navideño. Se trata de los títulos clásicos de la saga: Fallout y Fallout 2, junto con Fallout Tactics.

Según el comunicado, todo aquel que inicie sesión durante lo que queda de 2018 recibirá el año que viene los títulos anteriormente mencionados. Aunque muchas de las desarrolladoras y distribuidoras intentan hacer su particular agosto por medio de rebajas en los precios durante las fechas navideñas.

Este 2018 no ha sido un año en el que pueda decirse que nadie haya reservado nada espectacular para este final de año. Esto choca con las estrategias de marketing que llevábamos arrastrando desde hace algunos años donde se solía reservar algún juego impactante que logre vender bastantes copias a modo de regalo navideño. Parece que la tendencia está dirigiéndose hacía la venta del mayor número de copias durante la primera semana de lanzamiento de un juego, sea cual sea y esté donde esté en el calendario.

Bethesda debería considerar tomar algunas decisiones con respecto a la estrategia que está llevando en la creación de los títulos que maneja, sobretodo de cara a los futuros lanzamientos de las distintas sagas que maneja. El desarrollo que está realizándose actualmente en el nuevo The Elders Scroll VI podría verse en peligro si la empresa no comienza por realizar autocrítica y toma medidas oportunas con respecto a las estrategias actuales de sus proyectos de software.

Contenido Relacionado