!
Dormir en el avión

Algunos consejos para conciliar el sueño en la cabina de un avión. Los problemas más importantes para dormir: el ruido, la incomodidad y la falta de espacio

Algunos consejos para conciliar el sueño en la cabina de un avión. Los problemas más importantes para dormir: el ruido, la incomodidad y la falta de espacio.

Algunas personas tienen más facilidad que otras para dormir en el avión. Hay grandes competidores del sueño en un vuelo: el ruido o la incomodidad del espacio reducido para los pasajeros pueden ser grandes enemigos de nuestras intenciones de cerrar los párpados y abrirlos en nuestro destino.

Conozco muchos pasajeros de vuelos internacionales, con duraciones comprendidas entre cuatro y más de 10 horas que tienen grandes facilidades para conciliar el sueño. He de decir que no me encuentro entre ese grupo y debido a que los vuelos largos se hacen muy tediosos, empecé a buscar métodos para estar más relajado y buscar la manera más eficaz de conciliar el sueño.

Relajarse

Esta es la clave de todo. Las personas con temor a volar ven casi imposible dormir en pleno vuelo. Las mentes en alerta siempre están pendientes de los giros y cambios de aceleración de los motores, escuchando cada ruido que sucede, lo cual compite directamente con los mecanismos del sueño.

Lo principal de todo es relajarse y mantener la calma. Una buena técnica es desfocalizar. Consiste en centrar la mirada un punto fijo, de tal manera que podamos observar nuestro alrededor pero sin mirarlo de manera directa. Además, si en esos momentos conseguimos centrarnos en nuestra respiración, podemos dejar de volar nuestro pensamiento y desconectar.

Evita el calzado incómodo cuando viajes en avión

Evita el calzado incómodo cuando viajes en avión

Utilizar ropa cómoda es también muy importante. Hay que tener en cuenta la temperatura de la mayoría de los vuelos. En verano suele hacer frío debido al aire acondicionado y en invierno suelen estar conectados los sistemas de calefacción a altas temperaturas. Por tanto, es importante elegir la ropa adecuada para cada época del año.

El calzado es también algo importante. Calzado deportivo o similar es mucho más adecuado que llevar botas o zapatos de tacón.

He visto muchos pasajeros que se descalzan en pleno vuelo, pero lo más apropiado es utilizar algún tipo de calcetín que en algunas aerolíneas es ofrecido por la tripulación. Es bastante desagradable estar en pleno vuelo, que el pasajero de al lado se descalce y comencemos a percibir el olor del sudor de sus píes.

Estando relajados, podemos conseguir más fácilmente conciliar el sueño.

Los elementos externos

Hay varios elementos que afectan directamente al sueño. Son elementos que no podemos controlar, que están en la cabina de un avión en pleno vuelo y contra los cuales tendremos que luchar para tener la mejor experiencia posible.

Uno de los elementos externos más relevante es el ruido. Aunque ya lo hemos visto en otro artículo sobre cómo afecta el ruido en los aviones con los motores bajo las alas o en la parte trasera de la estructura, por lo general, en las cabinas de los aviones el ruido es bastante molesto. Algunos pasajeros optan por usar tapones para los oídos e incluso algunos utilizan auriculares con música de fondo para tratar de paliar el molesto ruido.

Usar un antifaz y una almohada es una técnica muy adecuada

Usar un antifaz y una almohada es una técnica muy adecuada

La luz es también un agente externo que puede afectar a nuestro sueño. En vuelos nocturnos, cuando la tripulación no está sirviendo comidas, por lo general, se apaga o atenúa la luz en cabina. Esto ayuda enormemente a dormir. Sin embargo, no siempre volamos de noche o hay oscuridad.Por tanto, existen unos antifaces que seguramente has visto en multitud de películas que ayudan mucho a conciliar el sueño.

La incomodidad de la falta de espacio

Esta es posiblemente una de las razones más importantes para no poder dormir en un avión. Si vuelas en clase turista o económica vas a tener problemas de espacio si tienes un cuerpo lo suficientemente grande. El espacio para las piernas entre asiento y asiento es por lo general bastante corto. Compañías como Turkish Airlines, Emirates, Qatar Airways o Air France tienen las distancias entre asiento y asiento mayores disponibles en sus aviones. En estas compañías, esa distancia está en torno a 83 centímetros. Si vuelas en una aerolínea de bajo coste, seguramente tengas mucho menos espacio.

Esto influye directamente a nuestra comodidad y sobre todo lo más importante, poder reclinar adecuadamente nuestro asiento. Recuerda que los asientos que están delante de una salida de emergencia no pueden reclinarse.

Y si el espacio no es adecuado para ti y no encuentras una postura adecuada, siempre puedes hacerte con una almohada de viaje y echar una cabezada sobre la bandeja de la comida.

Contenido Relacionado