!
Niña durmiendo
María Silva

Por María Silva

Pediatra y colaboradora de RebelCry

Consejos para ayudar a los más pequeños de la casa a cumplir sus horas de sueño

Día a día, los cuidados de nuestros pequeños se convierten en nuestra obsesión cotidiana. Sin embargo, el momento más duro para muchos padres es aquel en el que tienen que hacer que su bebé o su niño consiga dormirse.

En edades tempranas muchas pueden ser las razones por las cuales nuestros pequeños no sean capaces de conciliar el sueño o se despierten repentinamente en medio de la noche. Muchos niños tienen dificultades para dormir y muchas veces están relacionadas con infecciones o gases que deben ser informados al pediatra para su correcta monitorización y alivio.

Sin embargo, en nuestro país, un 25% de los niños no consiguen dormir las horas suficientes para su temprana edad. Esto provoca aletargamiento a lo largo del día y que nuestros bebés y niños tengan sueños a deshoras. Esto es debido generalmente a dificultades por dormir o que nuestros pequeños se despierten en mitad de la noche y no consigan dormirse de nuevo fácilmente.

A parte de las posibles causas clínicas, el estilo de vida familiar también afecta en gran medida al sueño de los más pequeños de la casa y aunque no sea normal en el niño, existan fases de deseo de autonomía que conllevan un interés particular en permanecer despierto hasta tarde. Por lo general esto es debido a la imagen que los padres u otros familiares ofrecen a los niños. Que el niño vea que sus padres se quedan viendo la televisión hasta horas intempestivas puede provocar un deseo de replicar la conducta de los adultos.

Algunos consejos para conseguir establecer una vida familiar saludable para que nuestros pequeños mejoren su calidad del sueño son los siguientes:

- Establecer patrones y horarios que ayuden a los pequeños a saber cuál es la hora de dormir.

- Crear una rutina de baño, lectura o cena que permita al pequeño identificar cuál es el momento de irse a la cama.

- Reducir el nivel de ruido cuando los pequeños se vayan a la cama.

- Evitar conductas sociales que el niño pueda adoptar como propia de manera autónoma y genere en él un deseo de instasfacción.

Contenido Relacionado