!
Discos duros externos e internos y SSD para tu PS4 y Xbox One

Realizamos un análisis de los mejores discos duros para tu Playstation 4 o Xbox One. Amplia el espacio de tu consola con una de las opciones que te proponemos y resuelve tus dudas para comprar el mejor producto.

Debido a que el tamaño de los juegos cada vez es mayor y el número de actualizaciones que descargamos en nuestras consolas es cada vez más alto, se necesita más espacio para albergar todos esos datos.

Esta guía te ayudará a elegir el mejor disco duro para tu consola, teniendo en cuenta que tienes la opción de adquirir un disco duro interno o externo. Te dejamos a continuación, enlaces a los análisis que hemos realizado sobre discos compatibles con PS4 y Xbox One:

A continuación, realizaremos un análisis de las preguntas que más pueden pasarte ahora mismo por la cabeza y que te generan dudas sobre qué tipo de disco elegir.

¿Es mejor un disco SSD?

Los discos duros SSD son mucho más rápidos que los discos duros convencionales. Esta velocidad se notará sobretodo en las pantallas de carga, cuando accedas a un nuevo nivel o en el propio lanzamiento de los juegos.

Las unidades de estado sólido (Solid State Drive) que es cómo se llaman este tipo de "discos" están compuestas por memorias NAND interconectadas entre sí por lo que se puede considerar más como una evolución de las memorias USB que de un disco como tal. Los discos convencionales utilizan sistemas mecánicos para escribir y leer mediante discos y agujas cosa que no existe en los SSD.

Se puede obtener una velocidad de carga de la información necesaria del juego de entre un 40% y un 15% mayor en comparación con los discos duros convencionales. Esto va en función de la cantidad de datos que se tengan que cargar para que el sistema ejecute las instrucciones necesarias para dar paso al juego.

Las unidades SSD son silenciosas y consumen mucho menos que los discos duros convencionales. Todo esto es debido a que no precisan mover partes mecánicas del disco cuando tienen que realizar accesos a bloques de memoria.

Otra de las grandes diferencias entre los SSD y los discos duros convencionales es que el número de veces que se pueden escribir es limitado. De manera similar a los discos convencionales cuyas partes mecánicas pueden deteriorarse con el tiempo, las memorias de los SSD también se degradan con el tiempo hasta llegar al punto de que no funcionen correctamente. Esta es quizá la duda que más intranquiliza a quien piensa comprar un disco SSD pero no tienes que preocuparte, necesitarás hacer muchas escrituras antes de que tu disco tenga problemas.

El gran inconveniente de los discos SSD es su precio y es que para un tamaño de disco inferior encontrarás un precio mucho más alto que en un disco duro convencional. Esta es la principal razón de por qué estos discos suelen venderse en tamaños pequeños. Un disco SSD de 1TB puede costarte más de 300 € mientras que un disco duro convencional de 1 TB puede costarte en torno a 50 €.

¿Es más rápido un disco duro externo o interno?

Como todo, esto dependerá de qué consola tengas y de cómo sea el disco duro que quieras conectar. Los conectores de disco duro internos son siempre versiones del conector SATA o Serial ATA. Los conectores de los discos duros externos son siempre USB 3.0. 

Las consolas base (la primera versión) de Playstation 4 y Xbox One contaban con conectores de disco duro SATA II y USB 3.0. Por el contrario las nuevas versiones cuentan con:

  • Playstation 4 Slim: SATA II y USB 3.1
  • Playstation 4 Pro: SATA III y USB 3.1
  • Xbox One S y Xbox One X: SATA III y USB 3.0

Con esta distribución podremos saber qué combinación sería mejor siguiendo las velocidades de discos duros HDD o SSD que especifican sus fabricantes.

En el caso de tener una Playstation 4 básica o una Xbox One básica cuyo tamaño de disco es de 500 GBs, lo más apropiado es utilizar un disco duro externo a través de sus interfaces USB 3.0 ya que obtendremos mayores velocidades que a través del puerto SATA II.

Si tenemos en nuestro haber una PS4 Slim o una PS4 Pro, al tener una interfaz USB 3.1, siempre obtendremos más velocidad que a través de cualquiera de los puertos SATA II o SATA III.

En el caso de tener una Xbox One S o una Xbox One X, el puerto SATA III es un poco más rápido que el puerto USB 3.0, por lo que en función del tipo de disco a utilizar podría ser más interesante un disco duro interno.

Entonces, en cuanto a velocidad ¿merece la pena un SSD?

Como hemos comentado en el apartado anterior, depende de qué versión de consola tengas y qué dinero quieras gastarte. Evidentemente un SSD será más rápido, pero ¿es mejor un SSD interno o externo?. Dependerá de qué versión de conectores tenga la consola internamente o externamente ya que dependiendo de esto se conseguirá más velocidad o menor.

Dependiendo de qué tipo de conexión tengamos con nuestro disco, si ésta es más lenta que la velocidad de lectura del disco generaremos un cuello de botella y desaprovecharíamos la tecnología del disco que adquiramos. Esto no será eficiente. Aquí entrará en juego la conexión que elijas y dependerá de si quieres que sea interno o externo. Sabiendo qué puertos de conexión tiene nuestra consola, sabremos qué es más interesante:

  • Velocidades de Serial ATA:
    • SATA II: 3 Gbps (375 MBps)
    • SATA III: 6 Gbps (750 MBps)
  • Velocidades de USB:
    • USB 3.0: 5 Gbps (300 MBps)
    • USB 3.1: 10 Gbps (1200 MBps)

Con estas velocidades tendremos que comparar qué es más óptimo para un tipo de disco duro u otro. Sabiendo que en modo lectura un disco HDD puede alcanzar los 128 MBps y un disco SSD puede alcanzar los 550 MBps podremos prever qué es más interesante para cada modelo de consola.

En las versiones básicas de Playstation 4 y Xbox One, con un disco SSD no aprovecharíamos del todo su velocidad ya sea de manera interna o externa. En este caso, por la diferencia de precio, interesaría siempre más un disco HDD o un disco híbrido que puede resultar un poco más caro pero no tanto como un SSD.

En Playstation 4 Slim y Playstation 4 Pro podríamos aprovechar un disco SSD si lo conectásemos a través de USB siempre y cuando aceptase el estándar USB 3.1 (Diferencia entre el estándar USB 3.0 y USB 3.1). También aprovecharíamos la tecnología SSD si tenemos una Playstation 4 Pro y queremos instalar el disco SSD de manera interna.

En el caso de Xbox One X y Xbox One S, si queremos adquirir un disco SSD nos interesaría más que fuese un disco interno ya que no podríamos aprovechar la velocidad a del SSD a través del puerto USB 3.0, pero sí podríamos aprovechar la velocidad que ofrece el SSD a través de SATA III.

En resumen:

  • PS4 básica y Xbox One básica: No es eficiente un SSD ya que se pierde velocidad. Es más interesante un HDD.
  • PS4 Slim y PS4 Pro: No es eficiente un SSD interno, si queremos un disco interno es mejor un HDD. Si queremos uno externo, decantarse por SSD.
  • Xbox One S y Xbox One X: Es más eficiente un SSD interno que externo. Si queremos uno externo, decantarse por un HDD.

Contenido Relacionado