!
Videojuegos violentos

Los asesinatos y las muertes por armas de fuego en el país son la imagen de una sociedad consumidora de videojuegos violentos según Donald Trump. Los hechos parecen distintos y apuntan directamente a los derechos de los norteamericanos de portar y acceder a las armas de fuego con facilidad.

Los violentos sucesos que tuvieron lugar la pasada semana en las ciudades de El Paso (Texas) y Dayton (Ohio), llevaron a Donald Trump a vincularlos con la violencia contenida en los videojuegos. Esta expresión de desconocimiento e intento de satisfacer a una parte de su electorado, han llevado a la comunidad de jugadores de todo el mundo a criticar al presidente norteamericano.

Los tiroteos perpetrados tanto en El Paso como en Dayton fueron llevados a cabo por jóvenes americanos que estaban vinculados estrechamente con ideologías nacionalistas con tintes xenófobos y racistas. Tanto la prensa internacional como la opinión pública del país identifican estos sucesos como "terrorismo doméstico" que están muy influenciados por las manifestaciones públicas realizadas por el presidente norteamericano en los últimos meses. Patrick Crusius, el autor del tiroteo que tuvo lugar en El Paso dejó por escrito las razones por las que atentar de manera directa contra el colectivo inmigrante localizado en la ciudad del estado de Texas. El manifiesto escrito por Crusius estaba cargado de odio, intolerancia y fanatismo. Siguiendo el mismo modelo del autor del atentado a una mezquita en Nueva Zelanda, Crusius apuntaba como la razón de los asesinatos al supremacismo blanco y la ocupación del territorio nacional por migrantes mexicanos e hispanos.

Los comentarios vertidos por Trump en rueda de prensa con respecto a las verdaderas razones de estos sucesos apuntan directamente a la violencia contenida en los videojuegos. Esto ha hecho saltar las alarmas en el colectivo "gamer", lo que ha llenado las redes sociales de memes y comentarios en tono jocoso, poniendo en tela de juicio las palabras del presidente norteamericano.

El hashtag #VideogamesAreNotToBlame fue trending topic en Twitter durante los pasados días y la comunidad no ha dejado de compartir material multimedia quitando peso a las afirmaciones llevadas a cabo por Trump.

Pese a que la rueda de prensa del presidente americano y sus comentarios en contra de los videojuegos han llevado a cadenas como Walmart a retirar la promoción de títulos con contenido violento de sus tiendas, la opinión pública tiene un punto de vista distinto y apunta directamente a la facilidad del acceso a las armas de la población estadounidense. La segunda enmienda de la constitución americana permite a los ciudadanos adquirir y portar armas libremente, lo cual es un claro indicio de la realidad del asunto. La defensa de estos derechos, la sensación de falta de seguridad y la facilidad del acceso a las armas de fuego parecen ser la clave del problema. Sin embargo, asociaciones como la NRA (Asociación Nacional del Rifle) son claros defensores de estos derechos y están estrechamente vinculados con el partido republicano que domina el poder en Estados Unidos.

El consumo medio de videojuegos es un claro indicador de cuanta importancia tiene para los ciudadanos norteamericanos este sector. Países como China y Corea del Sur dejan a Estados Unidos en un tercer puesto en la estimación de beneficios por persona en el ejercicio actual. Los consumidores de videojuegos norteamericanos se dejan más de 100 dólares al año en el sector de entretenimiento electrónico, sin embargo, otros en otros países como Corea del Sur, el consumidor medio invierte más de 150 dólares en ello.

Comparativa entre el beneficio por la venta de videojuegos por persona y las muertes violentas por arma de fuego en distintos paises

Comparativa entre el beneficio por la venta de videojuegos por persona y las muertes violentas por arma de fuego en distintos paises

La contraposición está en el número de armas vendidas por habitante en el país norteamericano y los crímenes perpetrados con armas de fuego entre la población. En datos de 2017, el número de asesinatos por cada 100,000 habitantes en países como Corea del Sur o China cuya población consume más productos del sector del videojuego es mucho menor que el de Estados Unidos. El pueblo norteamericano sufrió más de 4 muertes violentas provocadas por armas de fuego por cada 100,000 habitantes.

Sin animo de colocarnos en una posición u en otra, ya que no todo es blanco o negro, la conclusión de este análisis es que el gobierno norteamericano está tratando de escurrir el bulto y haciendo que la opinión pública dirija su mirada hacia otro sitio. La aparente crisis migratoria que el gobierno de Trump está haciendo ver a la población del país está llenando de ideas supremacistas y xenófobas a la población de un país que fue construido por inmigrantes, de ahí la ironía. Pero el hecho de introducir estas ideas en el día a día de las personas a través de los medios masificados está promoviendo que individuos con personalidades inestables tengan la posibilidad de ver sus sueños cumplidos gracias a la capacidad de acceder y portar armas en Estados Unidos. 

Contenido Relacionado